Domingo, 16 Diciembre 2018
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

Las Cuatro Conclusiones de Davos

ChristianaFigueres_DAVOS_COP21

Blog de Christiana Figueres

Este año marcará un hito en la agenda de cambio climático y de desarrollo. Así los debates entre líderes del sector público y privado que se han dado en la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, se han centrado en el papel de la energía en la transformación de nuestro modelo de crecimiento. Cuatro días en Davos me llevan a cuatro conclusiones sobre lasituación actual de cambio climático y el papel de la energía.

1. La madurez de las energías renovables

La energía solar y eólica ya no son tecnologías marginales. La inversión crece y en 2014 alcanzó 312.000 millones de dólares, un 16% más que en 2013. Los costos están disminuyendo de manera constante. El nuevo récord llegó hace unas semanas cuando la Autoridad de la Electricidad y el Agua de Dubai aprobó una licitación de 100 MW de energía solar a los 5,98 centavos de dólar por kWh, ofrecidos por el conglomerado saudí ACWA. Puede que aún más impresionante es el hecho de que este proyecto forma parte de una instalación solar planificada de 1.000MW. La tecnología de almacenado de esta energía también avanza rápidamente como los conocimientos sobre su incorporación a la red eléctrica general. Durante los últimos tres años, latasa de crecimiento de las instalaciones solares y eólicas no ha sido lineal, sino exponencial y la tendencia continúa. La caída en los precios del petróleo no ha tenido un efecto importante enlas energías renovables. Esto no se debe tanto a que la competencia directa de las renovables sea el gas y no el petróleo, sino que se debe a que las renovables son cada vez más valoradas como una fuente de energía de coste cero en comparación con el precio de los combustibles fósiles caracterizados por una volatilidad constante.

2. Un momento crítico para los combustibles fósiles

La caída en los precios del petróleo es una clara llamada de atención para las firmas de combustibles fósiles que ven cómo se encarecen los proyectos de arenas de alquitrán, los de aguas profundas y los proyectos del Ártico que están fuera del mercado. En los últimos meses, la prensa ha informado de que al menos cinco grandes compañías petroleras han abandonadoproyectos de alto coste. Las últimas víctimas han sido varias concesiones de exploración del Ártico que fueron devueltas a Groenlandia la semana pasada. El riesgo de que los activos se conviertan en obsoletos ya no es sólo un debate académico, sino una realidad para los accionistas. Además, algunos países que subsidian los combustibles fósiles se están aprovechando de lacaída de los precios para reducir o eliminar los subsidios, aprovechando esos ahorros presupuestarios para otras necesidades sociales. El petróleo va a pasar por un mal momento cuando se recuperen los precios y se encuentre sin subsidios a la vez que, por otro lado, se abaratan los precios de las energías solar y eólica. Ya el año pasado, el índice bursátil que excluye las compañías fósiles conocido como FFIUS superó al S&P 500 en un 1.5%. La industria del petróleo y el gas podría estar ante un “momento Kodak”, y sólo aquellas empresas que se den cuenta de que la tendencia está cambiando serán capaces de llevar a cabo una transición ordenada y rentable.

3. Liderazgo empresarial

Cada vez más empresas se están dando cuenta tanto de la amenaza que supone un cambio climático descontrolado, como de las oportunidades que ofrece la economía baja en emisiones de carbono. Muchas empresas se están reorientando hacia operaciones bajas de emisiones o de cero emisiones con la idea de que la transformación es ya inevitable y que los primeros en actuar tendrán ventajas. Además, estas corporaciones quieren fomentar el desarrollo de políticas internacionales. En septiembre del año pasado, más de 1.000 empresas y 70 gobiernos hicieron unllamamiento a poner un precio al carbono. En Davos la semana pasada, el Equipo B anunció una iniciativa por la que 1.000 empresas pedirán a los gobiernos que tomen la dirección de lograr cero de emisiones netas de carbono para 2050. En este sentido las empresas cada vez más están llevando la voz cantante.

4. El efecto de la puerta de entrada

En Davos, al igual que en otros foros de debate, se habló mucho de la relación entre el cambio climático y el desarrollo sostenible. Lo que está claro es que ambos están irremediablemente relacionados. Es un hecho que si no afrontamos el cambio climático de manera rápida, los avances del desarrollo estarán constantemente amenazados económica y socialmente, debido al aumento del número e intensidad de los desastres naturales que pueden destruir con mucha facilidad extensas zonas habitables, infraestructuras y tierras de cultivo. Desde la perspectiva del cambio climático, esta vulnerabilidad es la evidencia de que es urgente construir resiliencia. Las políticas y tecnologías de mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero pueden vistos como la “puerta de entrada” necesarias para un desarrollo sostenible en el largo plazo. Esta puerta es la única forma de evitar un estancamiento auto-destructivo del desarrollo, que tendría impactos mucho más allá del bloqueo tecnológico que se suele considerar. Lo que hace que esta puerta sea una buena inversión y no una carga es el hecho de que la mayoría de las medidas frente al cambio climático –energía renovable, eficiencia energética, agricultura y transporte inteligente, etc.- contribuyen no sólo a la gestión de gases de efecto invernadero sinoque son contribuciones al desarrollo sostenible, que conllevan un aumento de la energía, del agua y una mejora de la seguridad alimentaria y de la salud pública.

En conclusión, Davos 2015 ha servido para comprender mejor que conviene económicamente y se puede técnicamente hacer frente al desafío climático. En el pequeño pueblo alpino hacía un frío intenso, pero el sol brillaba y las montañas resplandecía majestuosamente, animándonos a todos a alcanzar nuevos niveles de comprensión y esfuerzo. Me he reunido con directores ejecutivos de las principales empresas de energía, cemento, automoción, transporte aéreo y bienes de consumo. Me he reunido con los mayores filántropos, inversionistas e instituciones financieras multilaterales. Me he reunido con activistas, empresarios y grupos de reflexión. Desde todos los rincones he oído un compromiso creciente de actuar en este crítico año y más allá.He dejado Davos sabiendo que el futuro no se verá limitado por el pasado, y que el presente está sirviendo de catalizador para un potencial de futuro prometedor. Un buen lugar para estar en este momento de viaje hacia París COP21.