Martes, 25 Septiembre 2018
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

En América Latina hay pruebas de que gestionar bien los bosques es posible

FAO / R. Grisolia/bosque

(09 de julio) Los bosques son esenciales para alcanzar las metas trazadas por la Agenda 2030, sin embargo estos se ven amenazados por la deforestación y el cambio climático.

El informe El estado de los bosques del mundo de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indica que entre 1990 y 2015, la superficie forestal del planeta disminuyó del 31,6 % de la superficie terrestre al 30,6 %, aunque el ritmo de pérdida se ha ralentizado en los últimos años. La mayor parte de esta pérdida tuvo lugar en países en desarrollo, en particular en el África Subsahariana, América Latina y Asia Sudoriental.

Por esta razón, es más importante que nunca detener la deforestación y gestionar bien estas áreas es clave para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En América Latina hay varios ejemplos de gestión exitosa de los bosques.

En Costa Rica, dado a la alta pérdida de cobertura forestal, el Estado lleva 20 años pagando a los propietarios de los bosques una suma por hectárea. De esta manera, los propietarios son compensados por mantenerlos y no cortarlos para crear terrenos agrícolas.

Podemos encontrar otro ejemplo en Bolivia, donde el Estado ha fijado como objetivo que las áreas boscosas ocupen al menos el 50% de la superficie del país y ha reconocido el derecho de los pueblos indígenas a la tierra. Según la FAO, estas iniciativas “han sido mayoritariamente exitosas”. Además, el Gobierno aprobó una amnistía a la deforestación ilegal con la condición de que los pequeños propietarios de tierras implementen programas de restauración de los bosques y de agricultura sostenible.

Con un total de 85 millones de personas viviendo en los bosques tropicales, sabanas y en sus alrededores en América Latina, cuidar los bosques será un factor clave para avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.