Lunes, 24 Septiembre 2018
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

Día Mundial de los Refugiados

refugiados

(20 de junio) El Aquarius, el barco que rescató a 630 migrantes que intentaban cruzar el Mediterráneo, entre ellos 123 niños, desembarcó este domingo en el puerto de Valencia, España. Desde el 09 de junio, el barco buscaba un puerto donde desembarcar.

Tras la negativa de Malta e Italia, España ofreció al Aquarius desembarcar en Valencia. Los migrantes recibirán un permiso especial de residencia de 45 días. Tras este plazo, la ley española se aplicará dependiendo de la situación de cada persona. Muchos de los pasajeros del Aquarius buscan oportunidades lejos del conflicto y la miseria. Naciones Unidas dejó claro que negarles el desembarco iba en contra de los derechos humanos y los principios de ayuda humanitaria.

La situación de los pasajeros del Aquarius era crítica. Vincent Cochetel, Enviado Especial del ACNUR para el Mediterráneo Central, alertaba en un comunicado que “la gente está en peligro, se están quedando sin provisiones y necesitan ayuda de inmediato”.

En una visita oficial a Madrid, Mark Lowcock, Jefe de Operaciones Humanitarias de la ONU, elogió el importante papel de España en la defensa de la protección de civiles en conflictos armados y el apoyo a la respuesta a emergencias. Lowcock también alentó a España a aumentar su apoyo financiero a la respuesta humanitaria internacional a través del Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF) de la ONU.

Las condiciones precarias de este tipo de viajes convierten el reasentamiento en una necesidad urgente, de tal manera que todos los pasajeros puedan recibir los cuidados que necesitan, especialmente los niños. Javier Martos, Director Ejecutivo de UNICEF España, declaró en un comunicado que “tal y como ha señalado el Comité de los Derechos del Niño, es urgente que España aumente y mejore la calidad de la atención del sistema de protección de menores”.

La situación de los refugiados, los migrantes, y los solicitantes de asilo alrededor del mundo es de máxima importancia para la ONU. El primer estudio mundial sobre el tráfico ilícito de migrantes realizado por la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) reveló que al menos 2,5 millones de personas fueron víctimas de trata humana en todo el mundo en 2016. El estudio encontró 30 rutas importantes de tráfico humano en todo el mundo y reveló que los traficantes generaron un ingreso de hasta 7.000 millones de dólares. Es necesario una serie de políticas de asilo que prevengan que los migrantes tomen rutas peligrosas y que se expongan a tráficantes humanos. 

La ONU ha expresado que Europa debe reducir las actuales medidas restrictivas migratorias, impuestas desde el 2015. “Los países europeos deben trabajar juntos en el diseño de políticas de asilo coherentes, ya que una carrera para introducir restricciones unilaterales podría dañar a los refugiados y al propio continente”, dijo Filippo Grandi, Alto Comisionado del ACNUR, en una visita oficial a Copenhague, Dinamarca. 

Actualmente, países de todo el mundo están elaborando un Pacto Mundial sobre Refugiados que será adoptado por la Asamblea General de la ONU en septiembre. Este Pacto buscará mejorar la forma en la que la comunidad internacional responde a los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes y la larga duración de estas situaciones. Coincidiendo con el Día Mundial de los Refugiados, UNRIC insta a todos a participar en la acogida de estas personas que huyen del conflicto y la pobreza extrema.