Jueves, 18 Octubre 2018
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

Informe señala que Latinoamérica es la región más peligrosa del mundo para las mujeres

Participantes en un taller sobre violencia contra la mujer en Honduras

(25 Noviembre) Un informe regional elaborado por el PNUD y ONU Mujeres asegura que Latinoamérica y el Caribe se enfrentan a un enorme desafío ante la violencia contra las mujeres. El informe relata que la violencia costó la vida de por lo menos 1.831 mujeres durante el 2016 en la región.

La directora regional Adjunta de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, Lara Blanco, dijo que las tasas de feminicidio en esas zonas son las más altas del mundo. “Hay algunos países que preocupan especialmente, como Honduras, que tiene una tasa por encima de 10 por cada 100.000", afirmó.

El informe también relata que en 16 países de América Latina y el Caribe se registraron un total de 1.831 asesinatos de mujeres en 2016, frente a 1.661 de 2015; además, que un 38% del total de esos homicidios son cometidos por las parejas de las víctimas. Adicionalmente, el informe indica que en las Américas el 29,8% de las mujeres ha sido víctima de violencia por parte de su pareja y un 10,7% ha sufrido violencia sexual fuera de la pareja.

"En Centroamérica, las dimensiones son especialmente devastadoras, pues dos de cada tres mujeres asesinadas mueren a razón de su género", dijo la funcionaria de la ONU.

Richard Barathe, director del Centro Regional del PNUD, dijo que existe un desafío enorme ya que estas cifras se muestran persistentes. Barathe también resaltó la gravedad de la situación en el Caribe, donde ningún país ha adoptado políticas de segunda generación que aborden integralmente este problema, que "tiene un costo económico y social muy alto".

El documento denominado "Del compromiso a la acción: políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe, propone la creación de planes locales y políticas con un enfoque multidimensional; ayudar económicamente a las víctimas; y trabajar con los hombres, especialmente jóvenes, para sumarlos a la lucha contra la violencia.

Barathe indicó que "en la región más peligrosa del mundo para la mujer exite un gran compromiso institucional por parte de los Estados para abordar la violencia con leyes muy avanzadas". Blanco, sin embargo, alertó que los datos del informe no reflejan las cifras absolutas de algunos países como Brasil o México, que registran un elevado número de feminicidios.