Martes, 19 Noviembre 2019
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

Urge la ONU a tomar acciones para restaurar los recursos terrestres

 desertificacion sequia

Cerca de 800 millones de personas en el mundo sufren de subalimentación crónica como consecuencia directa de la degradación de las tierras, la disminución de la fertilidad de los suelos, uso insostenible de los recursos hídricos agua, las sequías y pérdida de biodiversidad, alertó la ONU.

En una declaración en el marco del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y Sequía, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a buscar soluciones de largo tiempo para ayudar a las comunidades a incrementar su resiliencia ante el cambio climático.

"Los medios de subsistencia y el bienestar de cientos de millones de personas están en peligro", dijo Ban.

Este año, el tema de este día mundial es "Proteger la tierra. Restaurar la tierra. Involucrar a las personas".

"Durante los próximos 25 años, la degradación de las tierras podría reducir la producción mundial de alimentos hasta en un 12%, lo que incrementaría en un 30% los precios de los alimentos", advirtió el Secretario General.

En su mensaje, Ban Ki-moon enfatizó que como resultado de la degradación de las tierras y el cambio climático, las sequías son más intensas y se producen con más frecuencia, al igual que las inundaciones y las temperaturas extremas.

Más del 50% de las tierras agrícolas están mediana o gravemente degradadas, y cada año se pierden 12 millones de hectáreas de tierra que dejan de ser cultivables.

"Sin una solución a largo plazo, la desertificación y la degradación de las tierras no sólo afectarán el suministro de alimentos, también propiciarán un aumento de las migraciones y pondrán en peligro la estabilidad de muchas naciones y regiones", dijo.

"Por esta razón, los dirigentes mundiales decidieron que lograr la neutralización de la degradación de las tierras sería una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ello implica rehabilitar cada año al menos 12 millones de hectáreas de tierra degradada", agregó.

Una de las propuestas para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible es impulsar la agricultura climáticamente inteligente y sostenible, cuya aplicación no sólo ayudará a las comunidades a crear resiliencia al cambio climático, sino que también contribuirá a mitigar sus efectos al tomar carbono de la atmósfera y devolverlo al suelo.

Ban Ki-moon señaló que la transición a una agricultura sostenible también aliviará la pobreza y generará empleo, sobre todo entre los más pobres del mundo.

"Podría crear, para 2050, unos 200 millones de puestos de trabajo en todo el sistema de producción de alimentos", explicó.

El Secretario General instó a todas las partes a que cooperen para ayudar a neutralizar la degradación de las tierras en el marco más amplio de los esfuerzos por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y construir un futuro con dignidad y oportunidades para todos.

En otro mensaje en el marco de este Día Mundial, Irina Bokova, Directora General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), indicó que la desertificación es una amenaza tanto para las regiones áridas como para las que no lo son, donde la sobreexplotación de la tierra, incluyendo la agricultura intensiva, la explotación forestal para obtener combustible y madera, así como el pastoreo excesivo, han convertido los suelos fértiles en tierras estériles.

"Los fenómenos meteorológicos extremos, como las sequías, los vientos, las inundaciones y las alteraciones climáticas, exacerban los efectos y añaden nuevas causas al ciclo de degradación", expresó Bokova.

"Es mucho lo que está en juego, y por eso es tan importante lograr el objetivo de neutralizar la degradación de las tierras. Así se establece en la meta 15.3 de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, a fin de mantener e incluso mejorar la cantidad de recursos terrestres sanos y productivo", añadió.

Irina Bokova recordó que la UNESCO, a través del Programa sobre el Hombre y la Biosfera, el Programa Hidrológico Internacional y el Programa de Acción Mundial de Educación para el Desarrollo Sostenible, trabaja para lograr la participación de la población en las prácticas de ordenación sostenible de las tierras y la agrosilvicultura, en el desarrollo de economías verdes, en el consumo responsable y en la rehabilitación de los ecosistemas.

"La desertificación no siempre es irreversible. La rehabilitación de las tierras es el instrumento fundamental, y la UNESCO está decidida a hacer todo lo posible para rehabilitar nuestros ecosistemas, como se señaló en el Congreso Mundial de Reservas de Biosfera celebrado en Lima en marzo de 2016", expuso.

"La desertificación es una amenaza mundial que exige una acción mundial, una acción que debe comenzar con cada uno de nosotros, con nuestro profundo compromiso con la protección de nuestro planeta para que todos podamos compartirlo", agregó.

A su vez, la Secretaria Ejecutiva de la Convención de las Naciones Unidas para la lucha contra la Desertificación (UNCCD), Monique Barbut, destacó que la neutralidad en la degradación de la tierra debería ser uno de los principales objetivos políticos para cada nación que valora la libertad y la facultad de decisión.

"Conservar la tierra y restaurar la que está degradada no supone un beneficio sólo para los miles de millones de personas cuyo sustento deriva directamente de la tierra. Supone también un voto para salvaguardar nuestras propias libertades de decisión y la de nuestros hijos e hijas. También es un estándar moral frente al cual es muy probable que la historia nos juzgue", dijo.

Barbut recalcó que la tendencia a degrada nuevas tierras en lugar de restaurar y reutilizar las que están degradadas conlleva que las futuras generaciones no puedan beneficiarse de los mismos recursos.

"Los derechos que reclamamos hacia estos recursos de la tierra conllevan la fundamental obligación moral de gestionarlos adecuadamente. Más importante, si cabe, si tenemos en cuenta que presumiblemente seamos la última generación que este en medida de ralentizar significativamente la acelerada pérdida de los recursos todavía disponibles", comentó.

"Esta generación ‐nuestra generación‐ tiene el tiempo, los conocimientos y los medios humanos y financieros necesarios para revertir estas tendencias y restaurar así una gran parte de la tierra degradada. Pero tenemos que trabajar juntos", concluyó.

united to reform web banner 250px