Lunes, 20 Noviembre 2017
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

La preocupación por derechos humanos se acentúa en Puerto Rico ante la falta de respuesta adecuada a la emergencia

Destrucción causada por el Huracán María en Dominica.

(30 Oct 2017) - Un grupo de expertos de derechos humanos de las Naciones Unidas ha advertido que después de más de un mes, Puerto Rico continúa sin recibir una respuesta adecuada a la devastación causada por el Huracán María.

Las y los expertos señalaron: “El Huracán ha agravado la delicada situación que ya existía en la isla, causada por una creciente deuda y por medidas de austeridad”. Así mismo, subrayaron que la situación seguía siendo alarmante para sus 3.5 millones de habitantes.

El reportaje indicó no solo que miles de personas han sido desplazadas, sino que más del 80 por ciento de la población continúa sin electricidad, que pocos hospitales se encuentran funcionando y que el agua disponible –para aquellos que la tienen- puede estar contaminada. De tal manera, solicitaron una respuesta rápida y bien financiada a la emergencia, especialmente considerando que el invierno está aproximándose. La misma que "debe otorgar prioridad a las personas más vulnerables y en riesgo: niñas y niños, adultos mayores, personas con discapacidad, personas en situación de calle y mujeres”.

Los expertos resaltaron que casi la mitad de la población de Puerto Rico ya estaba viviendo por debajo de la línea de pobreza antes del Huracán María. El experto independiente sobre deuda y derechos humanos de la ONU, Juan Pablo Bohoslavsky, dijo al respecto: “Incluso antes del impacto del Huracán María, la situación de derechos humanos estaba siendo gravemente afectada por la crisis financiera y económica y las consiguientes medidas de austeridad, con impactos negativos en los derechos a la salud, alimentación, educación, vivienda y seguridad social”.

La Relatora Especial sobre el derecho a la vivienda, Leilani Farha, indicó que “no se puede dejar de notar la urgencia y prioridad diferente que se ha dado a los servicios de emergencia para Puerto Rico, en comparación con la respuesta en estados de los Estados Unidos que han sufrido el impacto de huracanes en los meses recientes”.

Así mismo, señaló que los habitantes se encuentran en extrema vulnerabilidad ya que el desastre natural ha dejado más de 90 mil viviendas destruidas. Afirmó también que, por ende, todos los niveles del gobierno están obligados a actuar para protegerlas y para asegurar que sus vidas puedan volver a una cierta normalidad lo más pronto posible. "Las personas necesitan vivienda segura y adecuada – en el corto y largo plazo- con electricidad, agua potable y saneamiento”, agregó.

Hilal Elver, Relatora Especial sobre el derecho a la alimentación, declaró: “El Huracán María arrasó con la mayor parte de los sembrados. Las bananas y el café, los principales productos de exportación, fueron los más afectados". Evidentemente, además de la clara escasez de alimentos, la población también se enfrenta a consecuencias a largo plazo debido a la destrucción de toda la infraestructura agrícola.

Adicionalmente, las y los expertos subrayaron que la reconstrucción debe contar con los estándares adecuados para enfrentar futuros desastres. De tal manera, exigieron a las autoridades de Estados Unidos y Puerto Rico suprimir las barreras regulatorias y financieras que existen para la reconstrucción y recuperación. "Todos los esfuerzos que se lleven a cabo deben basarse en los estándares internacionales de derechos humanos, garantizando que las personas puedan reconstruir sus vidas en los lugares y con las comunidades con quienes solían vivir. La reconstrucción debe tener por objetivo mejorar la capacidad de la infraestructura, vivienda y hospitales de Puerto Rico para enfrentar futuros desastres naturales”, afirmaron.

Finalmente, señalaron la necesidad de aliviar la deuda de la isla, que presentó su demanda de bancarrota en Mayo de 2017 a través de PROMESA (Ley de Supervisión, Administración, y Estabilidad Económica de Puerto Rico; siglas en inglés). Una corte federal en San Juan inició audiencias sobre este proceso, considerado el más importante en el tema de restructuración de deuda pública en la historia de los Estados Unidos.