Jueves, 14 Diciembre 2017
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

La esperanza de vida en las Américas aumenta a 75 años

rsz 8491443109 71cae158e7 o

28 Septiembre - Durante los últimos 45 años la esperanza de vida de la población de las Américas ha aumentado en 16 años alcanzado así una esperanza de vida de 75 años. Sin embargo, las enfermedades infecciosas emergentes y las no transmisibles representan el principal reto al que se enfrenta la región según señala el informe Salud en las Américas + 2017.

La publicación, que es elaborada cada 5 años por elaborada por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), fue presentada el pasado 26 de Septiembre en Washington DC durante la 29ª Conferencia Sanitaria Panamericana de la OPS.

El informe señala que uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la región es el surgimiento de enfermedades infecciosas emergentes, como el zika y el chikungunya, que han aparecido debido a cambios en el ambiente, en los estilos de vida y los desplazamientos poblaciones. Por otro lado, las enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares, las respiratorias crónicas, el cáncer y la diabetes, siguen siendo la principal causa de mortalidad en la región, donde se ha triplicado la población que padece diabetes (15%) y se duplica el promedio global de la tasa de obesidad (26,8%).

Además de la ganancia en años de vida, el reporte destaca como éxitos, una reducción en la mortalidad materna e infantil, una disminución de los casos de malaria (62% menos entre 2000 y 2015), lepra (10,1% menos entre 2010 y 2014), y de la mortalidad por sida (67% entre 2005 y 2015), así como avances en la eliminación de la oncocercosis, y la eliminación de la transmisión endémica de la rubéola (2015) y el sarampión (2016).

Sin embargo, muchos de estos logros no se dan en todos los países de la misma manera, lo que refleja las desigualdades en la región. En ese sentido, la publicación pone el acento en la necesidad de transformar los sistemas de salud, aumentar la inversión en el sector (sólo cinco países invierten el 6% de su Producto Bruto Interno en salud como recomienda la OMS), así como mejorar la gestión y distribución del personal sanitario para alcanzar la salud universal en 2030 y disminuir esas inequidades.

“Vivimos más años de vida y morimos menos por causas que podemos evitar, pero esa ganancia no ha sido equitativa”, afirmó la Directora de la OPS/OMS, Carissa F. Etienne. “Debemos tomar medidas urgentes para combatir las inequidades y que todas las personas en las Américas tengan acceso a los servicios de salud que necesitan y a las condiciones que determinen una buena salud, como el acceso al agua potable, a la educación y a una vivienda digna”, añadió.