Lunes, 29 Mayo 2017
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

La ONU exorta a México a aumentar el acceso al agua.

Planta de tratamiento de agua en Manila, Filipinas.

Un experto de las Naciones Unidas sobre agua potable y saneamiento exhortó al Gobierno mexicano a ampliar y mejorar urgentemente el acceso al agua y al saneamiento para que sea confiable, seguro y asequible para todos, incluyendo comunidades marginadas e indígenas que tienen escaso acceso debido a un insuficiente sistema nacional de agua y saneamiento en muchos lugares. “La realidad del acceso al agua para comunidades pobres ubicadas en áreas rurales dispersas o en la periferia de zonas urbanas y en pueblos indígenas, se traduce en un suministro esporádico y poco confiable en cuanto a la calidad del agua, lo cual obliga a muchas personas a depender de fuentes poco asequibles e inseguras”, alertó el Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos al agua y el saneamiento, Léo Heller. 

“La ausencia de servicios adecuados de saneamiento es un problema preocupante para estas comunidades en México”, subrayó al final de su primera visita oficial a México. El experto reconoció los avances del país en la expansión de infraestructura de agua y saneamiento, pero esto no se ha traducido en una verdadera provisión de estos servicios en las viviendas. El Sr. Heller urgió al Gobierno “a otorgar la más alta prioridad a este sector estratégico y a garantizar los recursos necesarios para expandir y mejorar el servicio para todos, incluyendo numerosas comunidades en situación de abandono”. Una proporción significativa de la población no recibe servicios a nivel de los estándares que indica la Constitución mexicana, que explícitamente reconoce el derecho humano al agua y al saneamiento, así como el marco internacional de los derechos humanos, hizo notar el Sr. Heller. “México debería, a la brevedad, promulgar una ley de aguas actualizada y cerrar la brecha entre las promesas constitucionales y la realidad”

“Un barrio marginado en la Ciudad de México depende del uso de burros para transportar agua mientras que otras comunidades de la Ciudad denunciaron que el agua en sus localidades es desviada para altos usos comerciales, residenciales y turísticos”, apuntó el experto. “En Filomeno Mata, Veracruz, más de 13.000 personas dependen de manantiales y tienen una planta de tratamiento de aguas residuales que no funciona debido al sistema de alcantarillado colapsado”, dijo. “Pueblos indígenas con los que hablé denunciaron la falta de servicios y la contaminación de las fuentes de agua de las que dependen debido a actividades, en gran parte no reguladas, de minería, industria y compañías de extracción de hidrocarburos”, señaló. “En Chiapas, pude observar a mujeres indígenas que recolectaban agua de fuentes claramente riesgosas para su salud”.

El Relator Especial enfatizó que la obligación primordial para la realización de todos los derechos humanos, incluyendo el derecho al agua y al saneamiento, reside en el Gobierno. “Las necesidades domésticas de todos los individuos, familias y comunidades deben ser la primera consideración y la principal prioridad entre los diversos usos que el agua tiene”, indicó. El Sr. Heller realizó una visita oficial de 11 días a México por invitación del Gobierno, del 2 al 12 de mayo, en la que se reunió con representantes del Gobierno federal y con autoridades estatales y municipales, así como con miembros de organizaciones de la sociedad civil que trabajan en estos temas, y charló con numerosos residentes sobre su acceso a estos esenciales servicios de agua y saneamiento. El Relator Especial presentará el informe final sobre sus hallazgos y recomendaciones al Consejo de Derechos Humanos en septiembre de 2017.

 Imagen de la llegada de los últimos miembros de las FARC-EP a las zonas veredales.

COLOMBIA. La Misión de la ONU en Colombia entregó este viernes a un grupo de miembros de las FARC-EP, el certificado de dejación de armas individual que les permite iniciar formalmente la reintegración a la vida civil. La Oficina del Alto Comisionado para la Paz les otorgó también una acreditación similar por parte del gobierno Colombia. Con este simbólico acto que benefició a doce combatientes, comienza un proceso continuo de certificaciones a los miembros de las FARC que ese encuentran en las zonas verdales, como parte de su proceso de desmovilización. Cerca de 7.000 armas de las FARC deberán ser entregadas gradualmente hasta el 1 de Junio.  La Misión de la ONU informó que cuenta con 41 contenedores y 52 cajas para almacenarlas y continúa activamente su campaña de extracción de armamento escondido en caletas. La ONU tiene desplegados más de 500 observadores, entre hombres y mujeres en todo el territorio nacional para cumplir estas tareas. #PazColombia