Jueves, 27 Julio 2017
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

Experto de las Naciones Unidas investigará el impacto que la evasión fiscal tiene en los Derechos Humanos

 Panamá

28 Abr 2017 - La filtración hace un año de los llamados Papeles de Panamá atrajo la atención internacional al problema de las corrientes financieras ilícitas derivadas de abusos fiscales, corrupción y otras conductas delictivas como el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo. En este contexto, el experto de la ONU sobre deuda externa y derechos humanos , Juan Pablo Bohoslavsky, viajará a Panamá del 2 al 10 de mayo para analizar el impacto en las garantías fundamentales de la elusión y evasión fiscales por parte de individuos y empresas ricas. Juan Pablo Bohoslavsky explicó que durante la visita observará los esfuerzos realizados por el país para incrementar la transparencia financiera y reducir las transacciones ilegales. “Las corrientes financieras ilícitas comprometen la justicia de la política tributaria, el estado de derecho y la capacidad de los Estados para dirigir los recursos públicos a la realización de los derechos económicos, sociales y culturales”, aseguró Bohoslavsky. 

El experto aclaró que la provisión de servicios financieros puede traer beneficios económicos a un país y a su población, pero no debe menoscabar los derechos económicos y sociales en el país o en el extranjero. Por otra parte, señaló que esta visita le permitirá evaluar en qué medida el impresionante crecimiento económico de Panamá ha mejorado el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales de sus habitantes. Agregó que también estudiará el papel de las autoridades y las instituciones financieras internacionales en la prevención de efectos negativos sobre los derechos humanos cuando se implementan los grandes proyectos de infraestructura en el país. Bohoslavsky se reunirá con altos funcionarios del gobierno panameño, asambleístas, representantes de instituciones financieras internacionales, empresas, organizaciones de derechos humanos, líderes de la sociedad civil, abogados y académicos. El experto presentará sus conclusiones y recomendaciones al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en marzo de 2018.

CDMX

MÉXICO. La Ciudad de México presentó hoy en la sede de las Naciones Unidas su Constitución, que incorpora la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos IndígenasEl jefe de gobierno de esa metrópoli, Miguel Ángel Mancera Espinosa, principal orador del evento, destacó que se trata de la primera Carta Magna del mundo en el que se incluye dicho compromiso. La Constitución Política de la Ciudad de México, aprobada en enero de 2017 por la Asamblea Legislativa de esa urbe, coloca a las personas como centro de la vida pública. Al término de la presentación, Mancera Espinosa habló con Noticias ONU sobre la importancia de que las garantías fundamentales en general y las de los pueblos indígenas en particular formen parte del documento rector de la ciudad. "Es fundamental, esta declaración que se tiene por parte de derechos humanos se ha ido sumando a compromisos nacionales, es decir, los países han dicho públicamente, han expresado su compromiso de armonizar las legislaciones locales a fin de adoptar esta Declaración de Naciones Unidas de los Derechos de los Pueblos Indígenas. La Ciudad de México ya lo está haciendo, venimos a dejar constancia de que la Ciudad de México ha cumplido en este décimo aniversario [de la declaración] con este compromiso", apuntó.

México es la sede de los poderes federales del país y, según datos de la ONU, en su área metropolitana viven cerca de 21 millones de personas, lo que la convierte en la cuarta más poblada del mundo. Mancera Espinosa subrayó que de esa población, el 8,8% es indígena y habla más de 55 lenguas, por lo que era indispensable la inclusión de sus derechos en la Constitución. El gobernador explicó que el texto se redactó después de una extensa consulta con los pueblos indígenas de la capital mexicana. "Fue el requisito para que fuera aprobado en la Constitución, por unanimidad y, obviamente, con el consenso de los pueblos indígenas y barrios originarios de la Ciudad de México", expresó Espinosa.