Sábado, 23 Septiembre 2017
UNRIC logo - Español

La ONU en su idioma!

No nos olvidemos de Chernóbil

Chernobil

26 Abr 2017 - Una explosión en la central nuclear de Chernóbil en 1986 propagó una extensa nube radiactiva sobre grandes partes de la Unión Soviética, ahora los territorios de Bielorrusia, Ucrania y la Federación de Rusia. Casi 8,4 millones de personas en los tres países estuvieron expuestas a la radiación. El Gobierno soviético no reconoció la necesidad de asistencia internacional hasta el año 1990. Ese mismo año la Asamblea General aprobó la resolución 45/190, en la que se pedía "la cooperación internacional para abordar y mitigar las consecuencias de la radiación en la central nuclear de Chernóbil". Ese fue el comienzo de la participación de las Naciones Unidas en la recuperación de Chernóbil.
Hoy, más de treinta años después de que su reactor número cuatro estallara en un pilar de humo radiactivo, el desierto abandonado alrededor de la central nuclear de Chernóbil se ha convertido, de manera sorprendente, en uno de los hábitats más importantes para los científicos que estudian la fauna nativa en Europa. Con los seres humanos fuera de la escena, los animales salvajes y las especies de aves están vagando lo que es efectivamente una de las mayores reservas de fauna silvestre de Europa, si no intencional. El jabalí, los lobos, los alces y los ciervos en particular han prosperado en el paisaje de bosques y praderas.

Todavía hay mucho trabajo por hacer en la región afectada. Para prestar apoyo a los programas internacionales, nacionales y públicos destinados al desarrollo sostenible de estos territorios, en 2009 la ONU lanzó la Red Internacional de Investigación e Información sobre Chernóbil (ICRIN por sus siglas en inglés).
El 26 de abril ha sido designado el Día Internacional para el recuerdo del Desastre de Chernóbil.
En la actualidad hay 450 reactores nucleares en operación en todo el mundo, con unos 60 nuevos en construcción y otros 165 en orden o planificados. #Chernóbil